viernes, 23 de octubre de 2020

Magia con plumas (Parte 6)

 



Como cada mes, llega el momento más mágico y simbólico de Caosfera, una de las entradas que más placer me produce escribir y que, sin duda alguna, me lleva a explorar el mundo de la interpretación y el autoconocimiento. Empezamos con este viernes.





ÁGUILA



  1. Poderosa
  2. Rapaz
  3. Vigilante
  4. Solitaria


  Conocida por el nombre científico Hieraatus spilogaster, el águila no sólo es una de las más poderosas aves rapaces sino uno de los tótems y símbolos más representativos de nuestro planeta. Existen más de sesenta especies distintas encontradas en las zonas de Europa y Asia, mientras que son muchas menos las halladas en otras partes del mundo como el continente americano o el australiano. Se trata de una especie con un amplio espectro alimenticio que, además, apenas está amenazada por depredadores. La dieta más amplia la presentan las llamadas águilas calzadas, capaces de alimentarse tanto de pequeños mamíferos como de anfibios u otras aves más pequeñas. Nos encontramos, sin duda, ante un animal mágico, símbolo de poder para tribus mayas y aztecas, representación del nacionalismo en Roma y emblema del emperador Carlos I de España. El águila de la guardia imperial francesa es también representativa, así mismo conocemos el águila imperial marina de Napoleón Bonaparte. Su condición de animal sagrado, por tanto, es histórica y como animal de profundas conexiones con el sol es una criatura vigorosa y símbolo de fuerza. Cuenta la leyenda que, al llegar a los cuarenta años, un águila debe enfrentar la decisión de abandonar el mundo ante la imposibilidad de afrontar el grave cambio físico que sufrirá, o luchar para reponerse y vivir otros 30 años más. Es un tótem, por tanto, ligado a la superación, a la vitalidad, a la libertad y a la claridad de ideas. Su proximidad con el sol, además, le otorga una condición divina.

  Las plumas de águila eran consideradas un regalo muy preciado entre los nativos de tribus americanas. Este tipo de plumas pueden considerarse, al igual que el poderoso animal que las porta, objetos de alto valor espiritual que favorecen nuestra conexión con el Kosmos. Así pues, si nos encontramos una pluma de águila es todo un privilegio. Para los modelos ritualísticos de hoy vamos a utilizar unas diminutas herramientas conocidas en los ambientes esotéricos y ocultistas por sus usos no siempre lícitos pero que, sin embargo, lejos de simbolizar negatividad sirven para estrechar lazos y alcanzar objetivos. Se trata de la mageia o magia con alfileres y agujas.



RITUAL DE SABIDURÍA Y PODER

 Se trata de un ritual sencillo y muy simbólico para el que tan solo necesitaremos una venda, dos agujas e hilo de coser dorado. Recordemos que el águila es un animal solar y, por ende, posee amplias capacidades espirituales. Debemos trabajar con sus plumas en lugares iluminados, incluso es preferible que incida sobre ellas la luz solar. 

  Para este ritual nos colocaremos en el lugar de la casa donde la luz del sol incida de forma mas directa. Colocamos la pluma de águila en una bandeja de plata junto a las agujas enhebradas con el hilo dorado y un pañuelo blanco. Nos arrodillaremos con la bandeja justo delante y los ojos vendados. No debemos ver absolutamente nada. Nos dejaremos guiar por nuestra intuición, buscaremos las agujas enhebradas y, primero con una y luego con la otra, trataremos representar en el pañuelo la forma geométrica que se identifique con nuestro deseo. Por ejemplo, si pienso en dinero crearé un círculo, si pienso en amor un corazón, etc. Parece complicado pero debemos intentarlo. Una vez tengamos la sensación de haberlo conseguido, prescindiremos de la venda de los ojos, doblaremos el pañuelo y lo colocaremos junto a la pluma. El pañuelo será quemado una vez hayamos logrado nuestro objetivo.


RITUAL PARA LA VISIÓN ESPIRITUAL

  La llamada visión espiritual es un arma muy poderosa para el ser humano, puesto que le permite trascender más allá de los parámetros de lo puramente conocido. Se trata de un don que es difícil de conseguir al completo pero que podemos alimentar mediante ciertas prácticas en apariencia sencillas pero muy enriquecedoras.

  Al igual que en el caso anterior, escogeremos el lugar más iluminado de la casa. Esta vez no nos vendaremos los ojos, puesto que ahora necesitaremos de la claridad para crear importantes conexiones con nuestro universo interior. Tomaremos la pluma de águila con la mano izquierda y, con la derecha, cogeremos los alfileres y trataremos de clavarlos lentamente en la pluma sin que se caigan, simbolizando la conexión del alma con las llamadas fuerzas superiores. Tras este ritual debemos limpiar bien la habitación con incienso y guardar de que la bandeja con las plumas y las agujas clavadas permanezca justo en el mismo lugar hasta que logremos nuestro objetivo.


RITUAL PARA LA LIBERTAD INTERIOR

  Indudablemente, el águila es un ser profundamente unido al concepto de libertad, y sus plumas son un efectivo instrumento que permite que cada ser humano muestre la fuerza interior única e intransferible que le caracteriza. Para este ritual necesitaremos un puñado de agujas pequeñas y un vaso de agua. Al igual que en las anteriores ocasiones, nos colocaremos en el lugar más iluminado de la casa y dejaremos la bandeja con la pluma o plumas, las agujas y el vaso de agua. Limpiaremos las agujas con incienso y las tomaremos con la mano izquierda. Cerraremos los ojos y, lentamente, abriremos la mano dejando que las agujas caigan dentro del vaso. En este caso, las agujas representan los obstáculos dolorosos y punzantes que impiden nuestro despertar y que, una vez hemos vencido gracias a la voluntad, refuerzan nuestras conexiones espirituales y terrenales. 

  La pluma o plumas y el vaso de agua con agujas no deben tocarse bajo ningún concepto hasta que nuestra fase de purificación interna se haya completado.



OBSERVACIONES

  Como decía al inicio, el águila es un animal extremadamente poderoso que, además, destaca como símbolo gnóstico y en el campo de la alquimia. En este último campo el águila está sujeta a diversas interpretaciones en función de su representación. Un águila de tres cabezas en un matraz, representa el mercurio sublimado tres veces. También representa la transformación del metal en oro. Si el águila es blanca hace las veces de representación del llamado Mercurio dulce, cuando se trata de un águila de Venus hablamos de azafrán de cardenillo por medio de fuego con sal amoniaco sublimado. El cobalto o el cadmio llegan representados por el águila negra y, si vemos un águila devorando a un león, indica la volatilización del azufre por el mercurio.  Estas son solo algunas de las representaciones alquímicas. Las plumas de águila, como vemos,  pueden ejercer sus energías junto a cualquier elemento sea de la materia que sea, solo debemos saber buscar el elemento ideal que se ajuste a nuestros propósitos. Todo esto lo iremos viendo a lo largo de cada post.

  Según el complejo sistema de creencias Yoruba, el águila es el vigilante de Ifá ya que no duerme nunca. Este vocablo conocido como Ifá hace referencia al cuerpo de creencias denominado Yoruba en el que se incluyen habilidades adivinatorias, filosóficas y ritualísticas. La leyenda del águila de Ifá es bastante compleja y está sujeta a constantes interpretaciones. El sistema de adivinación Ifá es también harto complejo ya que podemos encontrar gran cantidad de formulación matemática y textos filosóficos. 


NOTA FINAL

  El uso de alfileres o agujas como método de inducción al "despertar" ha sido muy meditado en la escritura de este post. Las agujas han sido siempre un útil instrumento para remendar nuestras vestimentas, así como presentan el uso quirúrgico de cerrar heridas importantes que nunca deben volver a abrirse. Los alfileres que tantos y tan hermosos diseños presentan, sirven más allá del mero fin estético para que podamos llevar anclado a nuestras vestimentas o, lo más importante, a nuestro corazón, cualquier tipo de símbolo o representación cuya fuerza necesitemos sentir constantemente. Por tanto, las agujas y alfileres son elementos que simbolizan la renovación, las heridas selladas y el anclaje permanente de nuestro alma con determinados instrumentos que nos transmiten emociones. Antes de usarlos debemos cambiar esta visión, puesto que de lo contrario trabajaremos con ellos desde la negatividad y podremos dar lugar a situaciones complejas e irreversibles. 


NIEVES
  








viernes, 16 de octubre de 2020

Clavos en el alma

 





Nuestro amigo Jorge Herrero Martínez (El desván del lector) regresa a Caosfera para traernos una de sus interesantes recomendaciones. Desde aquí quiero dar las gracias a Jorge por su colaboración y por sus aportes culturales. ¡Lo merece!




Sinopsis: 

Las letras aquí escritas son un latido de dos caras de la misma moneda: la templanza de quien se acepta con una grieta de piel y el grito de rabia que algún día tuvo un lugar. En este sentido la aparición de la poesía en prosa se convierte en el fondo de armario que permite comunicar aquello que en su momento se enquistó en alguna parte del cuerpo y así respiramos, profundo y sosegado. La voz que resuena en este libro no es aquella que tiene como punto de partida el dolor caliente de víscera, sino la que mira desde un ático aquello que pasa en el asfalto, como si de un espejo se tratara.



Antes de empezar, quiero dejar una cosa bien clara: Clavos en el alma es el mejor libro que me he leído en lo que va de año. Partiendo de ahí, solo puedo decir cosas buenas de él. Es uno de los libros con mayor carga emocional que tenido la suerte de disfrutar. Las historias que contiene son viscerales, crudas, como puñetazos que te dejan sin respiración. El autor logra agitar y remover el corazón y la mente del lector, consiguiendo que este forme parte de una gran experiencia literaria. 

  La prosa de Vara es contundente, sin concesiones, va directa a la yugular del lector, dejándolo impactado desde la primera página. Sobra decir que el libro tiene una calidad muy por encima de la media. No quitaría ni una sola palabra. Las historias son duras, como el propio título dice: clavos que el autor se va arrancando, abriendo su corazón y su alma como pocos autores lo harán en su vida. El lector se sentirá identificado con muchas de las historias del libro, mi caso es uno de ellos. Más de una vez he tenido que dejar de leer Clavos en el alma para asimilar alguna de las historias y poder digerirla con calma, algo que no me había sucedido casi nunca. 

  Clavos en el alma es un libro para disfrutar en pequeñas dosis, digno de releer varias veces. Es una lectura adictiva, de la que el lector no podrá despegarse, tanto que sentirá tristeza cuando llegue el final. 

  Clavos en el alma no es un libro más, de esos que cuando los terminas dejas apartados y te olvidas. Como lector puedo decir que desde que lo acabé ocupa un lugar especial en mi corazón. La prosa poética de Vara es directa, sin florituras ni filigranas y deja un poso muy profundo. El libro acaba con una última parte poética, que va mucho más allá de los tópicos en cuanto a poesía se refiere.

  Alguien ha dicho que es un libro de culto, yo voy un poco más allá: no solo estoy de acuerdo con esa afirmación, si no que considero a José Manuel Vara, en mi humilde opinión, un autor de culto. Si con Canción de cuna para demonios ya me impactó, con Clavos en el alma se ha convertido en uno de mis autores favoritos. Estamos ante un libro muy, pero que muy recomendable para todo aquel que busque una lectura que le haga sentir y experimentar algo más que buenos ratos de lectura. Lo mejor del año, sin duda alguna. Mi más sincera enhorabuena al autor y a la editorial. 



ENLACE DE ADQUISICIÓN




viernes, 9 de octubre de 2020

Upload: un "paraíso" virtual



 


Cuando digo que esto de Amazon Prime vídeo es más adictivo que veinte bolsas de anacardos juntas, no me estoy tirando el pisto. 2020 ha sido un año en el que, dadas las circunstancias, lo ideal para evadir la mente es optar por el entretenimiento, y las diferentes plataformas de contenido streaming se encargan más que sobradamente de ello. En el caso de Amazon hablamos de mucha calidad, y no ya por la cantidad de producciones interesantes que podemos encontrar en su plataforma, sino por las producciones que nos llegan directas desde Amazon Studios y que podemos encontrar en los apartados Amazon Original y Amazon exclusive. El caso que nos ocupa hoy cumple muy bien con el ejemplo. 

  Producida por Greg Danields, creador de la aclamada The office, Upload nos plantea cuestiones como la desigualdad social, una realidad bastante cotidiana, extrapolada a un futuro eminentemente tecnológico donde incluso la muerte puede ser un lujo para todas aquellas personas que cuenten con unos ingresos más que generosos. Tras sufrir un terrible accidente de tráfico, Nathan, un ejecutivo involucrado en un proyecto informático de alto standing, es "descargado" en un complejo de lujo llamado Lakeview. Se trata de una suerte de otro mundo o más allá con todas las comodidades, no accesible para todos los bolsillos. A partir de aquí su "vida" experimentará un completo giro que le hará incluso dudar si esa suerte de vida alternativa realmente es mejor que dejar de existir definitivamente. Nathan crea un estrecho vínculo con Nora, una empleada que hace las veces de su guía y ángel de la guarda. La relación con Ingrid, su novia, comienza a tambalearse mientras nuestro protagonista experimenta una crisis en la que comienza a ser consciente de la superficialidad y estupidez del mundo que nos rodea. Inclusive en el propio complejo Lakeview la desigualdad social es más que patente, ya que existe una especie de "nivel" al que pueden aspirar las personas menos afortunadas en el campo económico, eso sí, sin disfrutar de calidad de "vida" o libertad de movimiento. No diré mucho más, puesto que mi intención es que la veáis y disfrutéis por vosotros mismos.

    Llegados a este punto, como ya ha sucedido en otros medios, resultará imposible obviar las comparativas con series del corte de Black Mirror o The good place, pero no. Upload no es una copia, sino un proyecto gestado a fuego lento que, si bien es cierto que presenta un inicio de aspecto más bien superficial e inclusive simplón, se torna ligera, interesantísima y asombrosamente filosófica. Cada capítulo es más adictivo que el anterior, en mi caso la devoré en menos de una semana, aunque también es cierto que se trata de una serie de tan sólo 10 episodios. Es cierto que el tercio final, aun en tono de comedia, gana algo más de "seriedad" debido a una serie de descubrimientos cruciales en la trama que tienen que ver con el fatal desenlace del protagonista. A destacar su cierre, que presenta un cambio completo en la conciencia del protagonista y que, inclusive, deja la puerta abierta a una segunda temporada acerca de la cual circulan ya rumores.

  Su excepcional reparto también ayuda, por un lado tenemos a Robbie Amell (Runaway) como Nathan, la guapísima cantante Andy Allo en el papel de Nora y Allegra Rose Edwars (Modern family) como la insoportable y superficial Ingrid. Nombres de calidad, ligados a producciones de relativo éxito que, al igual que sucede con su presencia en estas, no decepcionan. 

  Como vemos todo son alicientes y aciertos, eso sí, sin un ápice de dramatismo. Os animo a subiros a carro de la No-vida virtual y disfrutad de los enredos, idas y venidas de este gran universo que es Upload




    

viernes, 2 de octubre de 2020

Érase una vez un vampiro: La noche en la que todo cambió para siempre (parte1)

 



Imagen sujeta a derechos de autor




¡Nuestro nuevo fichaje vuelve a la carga! Dahlia de Vargsson nos trae otra de sus historias vampíricas. Esperamos disfrutar de su compañía durante muuucho tiempo...



Todo comenzó un viernes por la noche después de una semana muy larga y complicada en el trabajo. Se dejó convencer por sus amigas para salir a cenar a su restaurante de ramen favorito: después una copa, unas buenas risas y a casa, pensó Sira, pero esa misma noche la vida o el destino tenían pensados para ella unos planes diferentes... 

   La cena fue genial, no había vivido una “noche de chicas” como esa desde hacía meses, lo necesitaba realmente. Después de la cena una de sus amigas dijo que conocía un sitio guay de copas donde ponían muy buena música y no esa mierda que pinchaban en la mayoría de los garitos. Así que tras unos muy merecidos “mochis” pagaron y cogieron un taxi. 

  Llegaron al sitio y cuando entraron casi no se veía nada, todo estaba deliberadamente oscuro. Allí, en la barra, lo vio: un tío alto, fuerte, de ojos muy penetrantes que la miraba fijamente. Ella se sintió un poco extraña pero no sabía por qué. La camarera les encontró una mesa cerca de la pista de baile y trajo una botella de cava. Aquella noche iba ser tranquila pero, al parecer, las chicas necesitaban guerra. 

  Después de la segunda botella levantó la mirada y, aunque se dio cuenta que el hombre de la barra la seguía mirando, decidió no darle importancia y seguir divirtiéndose junto sus amigas. Pero su subconsciente la llevaba a otear con disimulo y comprobar si aquellos ojos la seguían observando. Cada vez que espiaba al extraño se encontraba con sus ojos profundos e intrigantes... 

  Se sentía atraída por él, había algo que cautivaba su espíritu. tanto que al final cogió dos copas de cava, las llenó hasta la mitad y se acercó a la barra. Le ofreció una y brindó con él... 

  Erik, que así se llamaba el extraño, la miraba un poco sorprendido y a la vez orgulloso de sí mismo. Sonrió con malicia.

  Le encantaba ver cómo los humanos y sobre todo las humanas se sentían atraídas por su presencia, cómo sentían la necesidad de acercarse a él sin saber por qué. Pero con ella experimentó algo diferente, desconocía el motivo pero no podía negar que aquella chica ejercía sobre él un gran magnetismo. 

  Estuvieron hablando el resto de la noche y ella se olvidó de sus amigas, de su semana complicada en el trabajo, de todo. Lo único que le interesaba en esos momentos era él, un completo desconocido que la había conquistado con una sola mirada. 

  Sus amigas se acercaron para llevarla a casa, pero insistió en que se quedaría un rato más hablando con Erik y que después cogería un taxi. 

  Eran las 5 de la madrugada, la oscuridad de la noche no era habitual en aquella época del año. La pobre se vio deambulando por la calle sin saber dónde se encontraba ni cómo había llegado hasta allí. Sintió dolor en la garganta, tenía mucha sed y mucho hambre. Estaba mareada y no recordaba el momento en que había salido del local con su atractivo acompañante. 

  Buscó desesperadamente el teléfono para llamar un taxi y mirar la hora. Alguien pasó por su lado de manera tan rápida que apenas se percató, pero sintió una brisa helada y se asustó. Continuó caminando rápido, mirando a su alrededor, atemorizada.  Y de repente se topó con él, era Erik que la observaba con esos ojos profundos y misteriosos. No sabía si sentir alivio o terror... 

  A medio camino entre el llanto y la confusión y le preguntó: 


  —¿Qué me pasa? Que me has hecho? 


  Erik se acercó, tomó el femenino rostro entre sus manos y espetó: 


  —Amor, solo te he dado la oportunidad de que te conviertas TODO lo que siempre has deseado ser, depende de ti si la quieres aprovechar... 


  Y riéndose, la besó. Después la condujo hasta su coche y le abrió la puerta. 


   Se despertó y se dio cuenta de que estaba en una habitación grande con las cortinas cerradas, permanecía tumbada en una cama ancha y bastante cómoda. Erik estaba sentado en un sillón al lado del lecho: 


   —Buenos días amor, ¿qué tal has descansado? Imagino que tendrás muchas preguntas, así que mientras desayunas podrás preguntar lo que quieras y yo te responderé. Después serás tú quien decida si seguimos adelante o no.


CONTINUARÁ...




ENLACES DE INTERÉS