domingo, 19 de junio de 2022

El sabueso: la bestia de Jade

 




¡Nueva entrada! Guardaba con ansias, en la recámara, este pequeño análisis que esperaba presentaros tarde o temprano. Y por fin, ha llegado el momento. Os traigo esta ensalada de literatura y simbología que, espero, disfrutéis de lo lindo. Lovecraft, Jade y sabuesos, ¿alguien da más?



Hace unas semanas, os hablaba de una obra con gran peso dentro de la literatura de terror, y, por ende de uno de los  amuletos literarios más conocidos de todos los tiempos. En vista del éxito de dicha entrada, esta semana vuelvo a tomar el mismo camino para referirme no ya sólo a otra gran obra literaria, sino a una figura protectora común que forma parte de los idearios totémicos. os traigo una buena carga de mitología y simbolismo. ¡Allá vamos!

   La obra a la que voy a analizar en esta ocasión es El sabueso, del gran H. P. Lovecraft, una de mis favoritas. Si nos paramos a analizar la amplia iconoclastia utilizada en la mitología del genio de Providence, podemos encontrar influencias culturales relacionadas con religiones y mitos ancestrales. Cierto es que el escritor era enemigo acérrimo de la superstición, sin embargo utilizó el tema en varios de sus mejores escritos. Uno de ellos, este relato del que voy hablar, el otro un ensayo inédito que Houdini, también enemigo de las costumbres supersticiosas, le encargó. Su título, según fuentes, sería El cáncer de la superstición. En palabras del aclamado escritor: El crudo animal humano es incurablemente supersticioso. Quítales a su Dios cristiano y a sus santos y adorarán otra cosa.

    Muchas han sido las digresiones en torno a la figura del inmortal genio, tenemos por ejemplo el caso del especialista Rafael Llopis, quien expresó de esta forma su opinión: Educado en un santo temor al género humano (exceptuando de este a las “buenas familias” de origen anglosajón), creía que nadie era capaz de comprender ni de amar a nadie y se sentía un extranjero en su patria. Para él el pensamiento humano [...] era quizá el espectáculo más divertido y más desalentador del globo terráqueo.

    Otra estacada autora estadounidense, Joyce Carol Oates dijo de él: la mística identificación de Lovecraft con sus escenarios del Massachusetts rural y las antiguas colonias de Salem, Marblehead y Providence, sugiere un trascendentalismo paródico en el que el “espíritu” reside en todas partes excepto, posiblemente, en los seres humanos.

    Pero si hay algo, al fin y al cabo, cierto es que su inmortal legado ha servido de inspiración tanto en el ámbito literario como cinematográfico, y que seguirá siendo eternamente homenajeado. Volviendo al tema que nos ocupa, sin duda, tanto los escenarios como la premisa principal de El sabueso son motivos suficientes, e incluso diría morbosos, para sumergirse en ellos durante una noche oscura y silenciosa.
    
    La historia, narrada en primera persona y en flashback, habla sobre dos amigos que, necesitados de adrenalina, desarrollan la ominosa afición de profanar tumbas. No contentos con llevar a cabo los enfermizos y deplorables actos, deciden llevarse a casa recuerdos de sus correrías nocturnas. La colección de objetos que almacenan en el sótano es repugnante y aterradora. En este mausoleo del horror pueden encontrarse cadáveres y partes del cuerpo humano en descomposición, además de otros objetos de valor. Un buen día llega hasta ellos la leyenda de una tumba de carácter especial que se encuentra en un cementerio holandés. Se trata de la tumba de un legendario profanador. Inmediatamente, deciden viajar y buscar el lugar donde se encuentra. Cuando, por fin, llegan al cementerio, sus oídos son alertados por unos ladridos lejanos, pero los ignoran y marchan a cumplir su cometido. Finalmente y tras mucho excavar dan con un elaborado féretro en el interior del cual se conservan los restos medio destrozados de un esqueleto. A parte de los huesos, el único objeto existente en la tumba es un amuleto de Jade que cuelga del cuello del cadáver. Al reconocerlo como uno de los amuletos que aparecen en el libro del famoso eremita Abdul Alhazred, no hace falta que diga que se trata del famoso Necronomicón. Comprenden al instante que el amuleto debe ser suyo a toda costa.

    Una vez expuestos el argumento y contexto de la historia, ahora vamos hablar de su simbolismo. Huelga decir que son muchos los tótems y amuletos de origen animal, no tan literarios como este o el mentado en la reconocida obra de Jacobs, pero sí más ligados al imaginario popular. Y, hablando de imaginario popular, sin duda uno de los símbolos más apreciados y con un sentido positivo, es el perro. Desde tiempos inmemoriales su imagen y espíritu están unidos a una función protectora. Sobre todo, si echamos un vistazo a las ancestrales creencias, podemos encontrar referenciales tan populares como Cerbero, el monstruo policéfalo de Hades, encargado de guardar el inframundo. Como dije anteriormente, este es solo uno de los muchos referenciales mitológicos que aluden a su función de guardián y protector. 

    Pero si existe un papel trascendental, no solo para el perro en sí sino para el sabueso, propiamente dicho, es en la mitología de Gales e Irlanda. Arawn, el señor del más allá, es dueño de unos sabuesos sobrenaturales blancos y con las orejas rojas. Mac Dah Tó, que preside el festín del más allá en la mitología celta, tiene un enorme sabueso sobrenatural que utiliza para estimular el odio entre diferentes clanes. Normalmente, en Galia y Gran Bretaña los dioses cazadores son representados como enormes sabuesos. La principal característica de estos animales es su inusualmente desarrollado sentido del olfato, por eso su significado onírico está sujeto a varias interpretaciones. 

    Su principal significado gira en torno a la superación personal y a las inusuales dotes de inteligencia que caracterizan a estos animales. También, su figura puede aludir a la precaución o, más bien, a un sentimiento de culpabilidad por una acción vergonzosa que se teme sea descubierta. Evidentemente, este amuleto es una mezcla de culturas, pues como hablamos el animal representado es un sabueso, pero se mencionan también las alas de una esfinge y un trozo de Jade. Las influencias de la cultura y mitología egipcias, son evidentes, pues el Jade verde era utilizado en Egipto con intenciones sanadoras. También, la piedra de Jade fue utilizada, en esa misma cultura, como piedra del amor o como amuleto espiritual, aunque es cierto que han sido muchas otras civilizaciones las que han valorado sus propiedades. Tal es el caso de las civilizaciones azteca y maya, que la consideraban más valiosa que el oro.

    En este caso, resulta evidente que los protagonistas de esta historia no conocen el arrepentimiento ni ningún otro de los significados de este poderoso animal. Ni siquiera la protección del Jade verde podrá salvar a los asaltadores de tumbas de la tragedia. Los ladridos del sabueso no cesarán, como debe ser, pues no existe mejor forma de conducir al lector hacia uno de los finales más angustiosos jamás escritos...



ENLACES DE INTERÉS




domingo, 12 de junio de 2022

Historias de Dämon Schwarze & Ópal Mond Volumen 4

 







¡Nueva entrada semanal! Después de mucho tiempo, por fin, Caosfera recupera el serial terrorífico/erótico que nos llegó de la mano de mi estimado amigo Sergio Vargsson (Conversaciones con un vampiro). Las terroríficas y tórridas historias de Dämon Schwarze y Ópal Mond regresan, y esta vez han llegado para quedarse. Os prometo que las tendréis de forma regular, no habrá más retrasos. Si todavía no conocéis la saga, os dejo un enlace a pie de página para que disfrutéis de los capítulos anteriores. 




Estaba cansada del ruido, luces y olor a ciudad. Necesitaba paz interior o quizás una aventura fuera del alcance de los altos edificios y de las grandes masas.

    Decidí viajar y sin saber cómo ni porqué, acabé en un antiguo balneario. Allí, envuelta de un denso bosque sólo se respiraban días de profundo sol y noches de maravillosa oscuridad excepto cuando brillaba la Luna llena.

    No quise cargar con mucho equipaje, pero lo que sí era fundamental para mi comodidad era llevar aquella joya arcana de plata labrada con una especie de trenzas de cabello humano en sus cierres, en los que colgaban unas extrañas figuritas con la forma de una especie de deidad exótica parecida a un lagarto bípedo, con alas de murciélago y la cara llena de tentáculos. En los ojos, habían incrustadas sendas amatistas de venenoso color violeta que, destacaban sobre el frío brillo del lunar metal. De hecho, jamás dejó de adornar mi cuerpo desde que nada más heredarla, generación tras generación, la había adosado en mi piel.

    Una de aquellas oscuras noches en las que solía salir a pasear por los alrededores, noté que alguien más caminaba tras de mí. Una fría mano recorrió mi espalda.

    ―Buenas noches

  Noté cómo mientras acariciaba mi pelirrojo cabello comenzaban a endurecerse mis pezones

   ―Como te prometí, siempre estaré cerca de ti y deseándote como tu deseas poseer mi cuerpo.

    Me giré lentamente hacia él

  ―Quiero que sea aquí y ahora, no puedo esperar ni lo deseo.

    Y mirando sus ojos de indescriptible color, leí su mente

    Me estaba amando como jamás nadie lo había hecho; cargándome de pasión y desenfreno hasta tal punto que parecía ser una pura perversión.

    Con su dedo pulgar, acarició mis labios y tras humedecerlo en mi boca pasó a través de mí y se desvaneció de nuevo dejando mi cuerpo completamente húmedo.

    Regresé al balneario jadeando y sin dejar de pensar en lo sucedido. A lo lejos, en la entrada, divisé a un corpulento hombre vestido con uniforme. A medida en que me iba aproximando a la entrada del balneario percibía como el apuesto guardia vigilaba mis pasos minuciosamente.

    ―Buenas noches señorita. ¿Está usted alojada en este recinto?

    Me preguntó con voz grave. Y con la más encantadora inocencia le respondí.

    ―Sí, pero, me gustaría recibir un trato algo más cordial ya que, tras este pequeño y casual encuentro supongo y... espero que nos volvamos a ver de nuevo.

    A lo que él respondió por mi pequeño atrevimiento

   ―Gracias. Porque, jamás desearía no mirar de nuevo esos ojos verdes tan profundos, que hieren el alma.

    Tras cederme el paso caballerosamente, y consciente de mis apreciables atributos, contoneé mis caderas sensualmente y una vez dentro le regalé una última mirada mientras regresaba a mi alcoba.

    Dos días después, coincidí, casualmente, en una de las múltiples saunas nocturnas, con aquel apuesto guardia jurado. Entablamos una calurosa conversación entre la alta temperatura, el sudor de nuestros cuerpos y la densa niebla de vapor que nos envolvía.

    Tras un largo rato de acalorada conversación, decidí ir a por algo que nos refrescase un poco. Así que, salí de la sauna en busca de un poco de agua fresca. Regresaba ya, con el agua, cuando una maliciosa sonrisa se dibujó en mis labios al recordar cómo, minutos antes, en la sauna me había dejado conquistar sutilmente. De repente algo me llamó desde el cielo. Era ella... la poderosa e irresistible Luna llena, que con su brillo ilumino mis ojos despertando así mis más ocultos instintos.

    El metal de mí adorada joya, ardía en mi pecho y aquellas figuras parecían poseer vida en sus ojos. A mí alrededor vibraba pura energía y sin pensarlo más continué mi regreso hacia la sauna.

    A pesar de que no era la primera vez que recorría el mismo camino, éste, sí parecía serlo ya que, a cada uno de mis pasos se envolvía de una magia tenebrosa y excitante.

    Abrí la puerta de la sauna y tras una ola de vapor sólo se encontraba mi interesante guardia jurado totalmente bañado en sudor. Le miré a los ojos y mientras lentamente me aproximaba a él me fui despojando de la única prenda que cubría mi cuerpo. Sin más, tras dejar caer la toalla al suelo alcé la mano y le dije

    ―Tienes sed.

   Él se incorporó lentamente. Parecía haber perdido su mirada en mis ojos como si estuviese bajo los efectos de un hechizo.

    ―Sí.

    Respondió seguro de sí mismo y yo, derramé el agua por mi cuerpo mientras sus ojos contemplaban como las gotas se iban evaporando lentamente sobre mi piel. Me tomó entre sus brazos y comenzó a lamer los restos de agua que quedaban sobre mi piel. La temperatura continuaba subiendo. Sentada sobre él, cara frente a cara, comencé a poseerle y entonces fue cuando todo comenzó de veras...

    Mis uñas desgarraron su espalda mientras sus gritos se quedaban atrapados en mis besos y sus ojos continuaban hechizados mientras sus manos oprimían con fuerza mis senos. Nos revolcamos por el suelo como si de dos fieras se tratase y cuando parecíamos llegar al clímax del placer, mordí su cuello y dejé que su sangre impregnase mi cuerpo.

    Finalmente se desvaneció. Aún poseía vida cuando le arranqué las cuerdas vocales y él, horrorizado, abrió los ojos.

    ―No mereces morir. Mírame a los ojos por última vez, para no olvidarlos jamás ya que serán los únicos que hieran, con su profunda mirada, tu alma.

    Acaricié con ternura su cabello y tras besar sus ojos quedó ciego. Además de su mirada, mi beso, se llevó su alma.

    Sin poder mediar palabra, ciego y sin alma, dejé aquel apuesto guardia en la sauna. Mientras lamía mi cuerpo impregnado con la sangre de aquel ser, pensé en lo bonito que sería el hecho de que jamás, él, me olvidaría. En fin, lo que sí tenía claro es que sus ojos también se hallaban perdidos, pero en esta ocasión... perdidos eternamente en la oscuridad.


    Saludos a mis adoradas criaturas de la noche y en especial a ti Dämon Schwarze, el señor de mi cuerpo, mente y alma.

    Cuidad de no perderos y si por casualidad os ocurre, que no sea en los ojos de una inocente mujer de mirada profunda...



Ópal Mond



ENTREGAS ANTERIORES


VOLUMEN 1

VOLUMEN 2

VOLUMEN 3



domingo, 5 de junio de 2022

Cleo

 




¡Nueva entrada semanal! Por fin Caosfera regresa, y lo hace con el fin de informar de un reciente lanzamiento literario. El escritor Hernán Migoya, a quien tuve el gusto de entrevistar hace algún tiempo, vuelve a la carga con su nueva novela: Cleo. Desde aquí, le deseamos la mayor de las suertes. Os dejamos en este post la sinopsis además de, como no, el enlace de adquisición de la obra y otros enlaces de interés. ¡Tened una gran semana!




SINOPSIS: En una Tierra gobernada por un dictador populista, está prohibido que los artistas firmen sus obras con su nombre o que los actores protagonicen más de una película, para no hacer sombra al Jefe Supremo.

    Sin embargo, mediante un uso ingenioso del disfraz, un misterioso actor ha logrado burlar las normas y filtrarse en varios largometrajes, amenazando con ganar una notoriedad muy peligrosa para el sistema. El Estado encarga entonces a una policía escéptica y a un crítico de cine que localicen y maten a ese enigmático hombre de las mil caras que amenaza con hacerse popular.

    Lo que ninguno de ellos espera es caer bajo el embrujo de ese actor... cuya capacidad de seducción podría encender la chispa de una verdadera Revolución.

    Cleo es una novela distópica con varios elementos apasionantes: 
    
    Una premisa única, basada en la posibilidad de que en un futuro cercano la sociedad humana, obsesionada por las interpretaciones literales de sus acciones, no sepa diferenciar la ficción de lo real: el mito del hecho. 

 Un misterio fascinante, relacionado con la identidad psicológica y sexual de su esquivo protagonista.

 Y un mundo atmosférico, desbordante de fantasía, romanticismo y una caudalosa veta de humor negro.



ENLACES DE INTERÉS