viernes, 15 de enero de 2021

La princesa y el demonio




 


Hoy os quiero presentar un cuento oscuro, un relato de mi autoría que escribí en el año 2018 expresamente para la voz de Toni López. Espero que disfrutéis de esta fantasía con un ligero toque tenebroso e infantil que, como os digo, podéis escuchar en la voz de Toni López. Os dejo también el enlace al final del post ;)



Era como un bello y exótico pajarito. Un pajarito encarcelado en una jaula de oro llena de caprichos y maravillas procedentes de todas partes del mundo. Puede que existan quienes piensen que una condena semejante bien podría ser el paraíso, pero para ella tenía el significado estricto de la palabra. El sabor amargo de sus lágrimas la transportaba a lugares en los que el cielo lloraba lágrimas de sangre. 

  Los amaneceres, prístinos, le regalaban el fulgor que un sol radiante y cálido proyectaba a través de la pétrea ventana. Cada vez que abría los ojos contemplaba desesperada la belleza de aquella estancia ordenada y llena de hermosas pertenencias. Lo primero que veía era el hermoso y barroco mueble, lleno de cajoneras y ribetes dorados, donde guardaba sus secretos de belleza. En la parte superior, un enorme espejo ovalado con los bordes bañados en plata y un coro de angelitos tallado alrededor le servía para acicalarse. En la encimera reposaban horquillas doradas, un peine de cristal con forma cuadrada y varios frascos de cerámica, dentro de los cuales guardaba collares de plata y otras joyas preciosas. El ritual que realizaba cada mañana, nada más despertar, era siempre el mismo: se levantaba de la cama, cubierta por un dosel de madera labrada del que colgaba una cortina sedosa y transparente. Al lado de su lugar de descanso, sobre un pequeño diván aterciopelado, solía encontrar cada día un lujoso vestido y un frasco de perfume con los que engalanaba y daba un olor seductor a su delicado cuerpecito. Después se sentaba en el tocador y acicalaba su bello rostro. 

  No recordaba cuánto tiempo llevaba encerrada en aquel Torreón, solo sabía que cada vez que miraba por la ventana el alma le dolía al comprobar la terrible distancia que la separaba de la verde hierba. No era capaz de recordar nada, por eso a menudo se preguntaba cuán terrible debía haber sido su falta para verse condenada a esa privación de libertad tan terrible e incierta. 

  Muchos fueron los príncipes que acudieron con intención de rescatarla, pero la suerte de todos ellos era la misma: una terrible y feroz bestia alada abría sus tremebundas fauces sobre las cabezas de los incautos, que morían decapitados y convertidos en irreconocibles amasijos de carne. 

  ¿Qué era esa terrible criatura que la privaba de libertad? No acertaba a comprender por qué aquel monstruo asesino no se había cebado en sus carnes. Cuando la más profunda desesperación se apoderaba de su frágil alma solo pensaba en terminar con su vida, pero nunca tenía el valor suficiente. Recordaba que una vez se sintió tan triste y cansada que, cegada por la agonía, asomó medio cuerpo por la ventana con la intención de arrojarse al vacío. Escuchó un feroz bramido y palideció, después sintió cómo una sombra se cernía sobre su cabeza y un tajante golpe la conducía al mundo de los sueños. Cuando despertó de la conmoción estaba tumbada sobre la sedosa colcha y todo seguía como siempre. Jamás volvió a cometer una locura semejante. 

  Pero ella no comprendía que los planes que le tenía reservado el destino sobrepasaban su imaginación. Aquellas noches fueron las últimas en las que lamentó su mundana existencia. Una luna llena de color fuego refulgía en aquel firmamento oscuro. La negrura de la noche estaba iluminada por millones de estrellas; brillantes y lejanas luciérnagas que iluminaban su dulce pena. El mundo le parecía hermoso a pesar de sentirse más inquieta. La tercera noche experimentó la más asombrosa de todas las sensaciones: se sentó en el tocador y comenzó a peinarse, entonces advirtió que sus pupilas estaban inusualmente dilatadas. Se asustó y notó cómo se le aceleraba el corazón. Un lejano aunque contundente ruido la puso en guardia. El sonido creció hasta convertirse en un ritmo acompasado y poderoso. Volvió a mirarse en el espejo y de su garganta brotó un grito desgarrador. El ritmo se había transformado en una melodía rápida y siniestra acompañada de un coro de voces ambiguo y siniestro. 

  Corrió hacia la ventana con el rostro lleno de lágrimas. La visión que tuvo fue hermosa y sobrecogedora a un mismo tiempo: los planetas se alineaban en círculo, formando una curiosa conjunción cromática. A su alrededor, las diminutas luciérnagas dibujaban diferentes figuras que danzaban y se contorsionaban con viveza. Contempló el espectáculo en silencio, impertérrita y fascinada. Parecía una bella estatua desprovista de emociones. 

  Los coros se convirtieron en un estruendo; sintió entonces una brisa cálida y comprendió que no estaba sola. Atemorizada, contempló la enorme sombra que, recortada en la oscuridad, la observaba con un brillo maligno en sus ojos. La criatura abandonó las tinieblas, mostrando su gran tamaño y su piel cartilaginosa. En el lomo tenía dos enormes alas huesudas surcadas por capilares. El engendro se arrodilló y le tomó la mano. Curiosamente, ella había dejado de sentir miedo. 

  El ser volvió a levantarse, la tomó en brazos y la condujo frente al tocador; ella volvió a contemplar su imagen, pero esta vez con orgullo: su rostro se había vuelto afilado y su piel casi transparente, el tegumento estaba trazado por un mapa de arterias y capilares. Las amarillentas y alargadas pupilas le ofrecían una percepción desconocida del mundo. A pesar de todo, se sentía hermosa. Una cálida vibración recorrió su anatomía cuando el aliento fétido de la criatura resopló en su oído y pudo escuchar aquella voz aberrante y, a la vez, gloriosa: 

  —Sé libre.. 

  Siguió el ritmo de los tambores ceremoniales y corrió hacia la luz. Sus alas se desplegaron como dos gigantescas velas púrpuras y la convirtieron en una lejana estrella.









viernes, 8 de enero de 2021

Entrevista a Tanya Tynjälä

 




¡Ha llegado el viernes y hoy Caosfera os trae una nueva entrevista! Hoy tengo el gusto de presentaros a la escritora Tanya Tynjälä, mujer de éxitos a quien podéis conocer muy bien a través de su página de facebook Tanya Tynjälä y sus artículos y entrevistas en Amazinstories. ¡Bienvenida, Tanya! Estás en tu casa...





1. ¿Quién es Tanya Tynjälä? 

  Es una mujer que se expresa de muchas maneras, es profesora de idiomas, traductora, escritora de literatura fantástica, de literatura infantil y de microrrelatos. También tiene una pequeña empresa de artesanía hecha con materiales reciclados. En lo personal es feminista de tendencia de izquierda, muy católica, pero sin embargo no piensa que la religión católica sea la única verdadera, por lo que en el altar que tiene en casa hay unos cuantos Budas y dioses hindúes.


2. ¿De dónde nace tu necesidad de expresión en el ámbito literario? 

  Del querer emular a mis ídolos. A los 3 años me enfermé de hepatitis y estuve mucho tiempo en cama. Quizá por aburrimiento empecé a leer de la nada. Los libros fueron mis primeros amigos y lo siguieron siendo. Mis ídolos juveniles no eran los cantantes de moda, sino los escritores que me gustaban. 


3. ¿Te consideras una autora fundamentalmente de género? 

  Sí, no me interesa escribir realismo, eso no es para mí 


4. ¿Podrías mencionar algún autor o autora que haya sido crucial para ti a la hora de abordar el camino de las letras? 

  Ray Bradbury, es al primero que quería emular. Sus historias podrán estar ambientadas en mundos imaginarios, sin embargo, la humanidad está muy presente. Y eso es lo que permite hacer la ciencia ficción y la fantasía, abordar una crítica a la sociedad sin caer en el panfleto. 


5. Explícale al público para que te conozca mejor cuál es el germen de tus obras. 

  Mis sueños. Casi todo lo que escribo son cosas soñadas. Digamos que mi proceso creativo ocurre durante el sueño, por eso los sueños que son para escribir son diferentes a los sueños normales. Generalmente no formo parte de ellos. Yo estoy fuera, como un narrador omnisciente que lo ve todo. Tienen principio y fin, además de una voz en off que me cuenta lo que los diálogos no pueden. Por lo general puedo descubrir lo que provocó el sueño (Y puede ser desde una lectura, hasta algo que ocurrió durante el día) y pocas veces puedo “obligarme” a soñar algo. Luego escribir me es fácil porque tengo toda la historia completa en la cabeza. 


6. ¿Qué opinas de la situación de la mujer en el campo literario a nivel internacional? 

  Está cambiando, pero todavía nos falta camino por recorrer. Aún hay estereotipos en cuanto lo que una mujer debe escribir y lo peor en cómo debe lucir una escritora. En Perú por ejemplo ha habido muchos casos de acoso sexual de parte de escritores y editores, sobre todo hacia jóvenes principiantes. Una escritora francesa me contaba que cuando su agente literario la presentó a un famoso editor comentando “Te dije que era muy bonita”. Ella por supuesto respondió furiosa si la iban a contratar por su talento o por su cara. Las mujeres no debemos tener miedo de denunciar estas cosas, es la única manera de hacerlas cambiar. 


7. Has sido una autora muy premiada, ¿cuál dirías que es tu obra cumbre? 

  Gracias, pero no considero haber sido muy premiada. Estoy orgullosa de lo que he logrado, pero sé que todavía tengo camino por recorrer. Esta es una pregunta difícil, es como preguntarle a una madre a cuál de sus hijos quiere más. Digamos que las que más satisfacciones me han dado son La ciudad de los Nictálopes, por ser la primera y la que me permitió seguir escribiendo y Lectora de sueños de la que vendieron unos 40. 000 ejemplares. 


8. ¿Y cuál dirías que es en la que más te has involucrado? 

  La ciudad de los nictálopes, pues al ser mi primer libro le tuve que dedicar mucho tiempo. 


9. ¿Y la que más quebraderos de cabeza te ha dado? 

  Ada Lyn, es una novela de ciencia ficción que se basa en la vida de Julio Verne y tuve que investigar mucho para poder terminarla. 


10. ¿Te interesa convertirte en una autora comercial, o prefieres seguir el camino que te dicte tu corazón? 

  Prefiero seguir el camino que me dicte el corazón, hasta ahora me ha funcionad. 


11. Háblanos acerca de tu proceso creativo, cada autor tiene sus manías y su propia inspiración ¿cómo funciona tu mente? 

  Como digo, crear la historia es solo soñar. Pero luego tiendo a trabajar la historia varios meses en mi cabeza, resolviendo problemas de verosimilitud que por ejemplo sí funcionan en el sueño, pero no cuando estás despierta. Tomo notas, sí, para no olvidar las cosas. Una vez trabajada la historia, me pongo a escribir, de preferencia a mano y luego lo paso a la computadora. Dejo descansar ese manuscrito por un tiempo (mínimo una semana) y luego lo vuelvo a leer para poder reconocer los errores que no puede ver al momento de pasarlo al papel, sobre todo porque con la emoción, mee parece que es mi obra maestra. Corregir me puede tomar unos meses más. Y sobre todo, cuando escribo NADIE PUEDE MOLESTTARME PORQUE ME PONGO MUY AGRESIVA. 


12. Cuéntanos acerca de tus últimas creaciones y dónde podemos encontrarlas. 

Pues estoy participando en mucha antologías. Entre las que salieron el año pasado están. 

Proyecto Usher 

Lo Sintético. Narraciones sobre, robots, seres post humanos e inteligencias artificiales. 

Selección y Prólogo de Salvador Luis. 

Hal 9000 Editor (Electrick Generation) 



Proyecto Usher : Antología en homenaje a Edgar Allan Poe 

de Hemil Garcia Linares Y Connie Tapia Monroy (Eds) Editorial Raíces Latinas y Cathartes Ediciones. 



THE VALANCOURT BOOK OF WORLD HORROR STORIES 



Y por supuesto: El día que regresamos



13. ¿Tienes proyectos inmediatos? Antes de despedirnos, añade todo lo que desees.

Ns/Nc




viernes, 1 de enero de 2021

NOS4A2 (primera temporada)

 




Confieso que llevaba ya un tiempo barruntando cómo y cuándo llevar a cabo la crítica de esta nueva serie, una de las últimas que he tenido tiempo de disfrutar en la plataforma Amazon Prime Vídeo. No es que se trate de un producto complejo que me provoque dolores de cabeza, pero mi relación de amor/odio con ella está tan reñida que tratar de ser objetiva sin ceñirme a un único extremo va a ser un tanto complejo. No he podido elegir mejor momento para hacerlo o, por lo menos, intentarlo. Estamos en la época ideal y perfecta: ¡Bienvenidos a Christmasland!


  Y ahora os preguntaréis (en caso de no haberla visto, claro): ¿Qué es Christmasland? Ni más ni menos que el producto de la imaginación de un malvado vampiro que se alimenta de las almas de los niños. Se trata de Charlie Manx, villano excelentemente interpretado por Zachary Quinto. Y es que éste es, si no el mayor, uno de los más importantes alicientes de la serie. Quinto nos ofrece un Manx dotado de intensidad, por momentos amenazante aunque en otros dotado de un aura que se acerca más a la fantasía oscura, lo cual no quiere decir que el trabajo de Quinto desmerezca en absoluto. Y aquí tenéis la razón por la que me dejé atrapar por este producto basado en un famoso best seller de Joe Hill. Antes de nada debo decir que no conozco la obra de Hill, por lo que me abstendré de valorar la serie como adaptación literaria. Eso sí, los expertos insisten en que se respeta bastante el espíritu argumental de la novela.


  El episodio piloto de NOS4A2 es bastante goloso. En él se nos presenta el personaje de Linda, interpretada por una prometedora Virginia Kull, que tras huir durante una fuerte discusión de sus padres, descubre que al cruzar con su moto un puente destruido es capaz de encontrar objetos perdidos o viajar a cualquier parte que se proponga. Este gran poder la convierte en el punto de mira de Manx, que no está dispuesto a que sus planes de secuestrar niños y retenerlos en Christmasland para siempre se vean truncados. Vick McQueen, nombre del personaje interpretado por Kull, es también bastante interesante y su personalidad resulta en un principio arrolladora. Lástima que acabe perdiendo fuelle por el camino, malogrado por los derroteros "sentimentales" que termina tomando el guion.


  La serie luce un nivel muy alto en cuanto a efectos de maquillaje y fx. Podemos señalar, por ejemplo, los niños convertidos en monstruos, con bocas llenas de afilados dientes; un derroche de encanto. Por otro lado, la tendencia del guion a escapar por derroteros cada vez más fantásticos, desluce bastante el uso de esta herramienta. Menos es más. Otro punto fuerte es el poder siniestro del coche de Manx, un aspecto que me mantuvo en vilo y me pareció bastante acertado. Éste es uno de los pocos detalles llamativos que brillan en los últimos capítulos de la temporada, donde el conjunto tirita ya peligrosamente. Por desgracia, también se aprecia cierto "distanciamiento" del guion en torno a la premisa principal, para centrarse en otras tramas secundarias que no revisten demasiado interés. Estas tramas dispersas terminan por lograr que el espectador decida alejarse de este universo que, repito, empieza ciertamente interesante. 


  Debo decidir que me decepcionó bastante el final de temporada. No esperaba que los aspectos melodramáticos de la historia terminaran dilapidando la promesa de una terrorífica aventura que, al menos desde mi punto de vista, apuntaba maneras. ¿Seré capaz de afrontar una segunda temporada? Aún no lo sé muy bien, puede que me deje llevar por la curiosidad a pesar de que el destino de su, en principio, carismática protagonista femenina no me haya convencido para nada. Quién sabe.


  ¿La recomiendo o no la recomiendo? Esta es sólo mi conclusión, pero estoy segura de que tiene mucho que ofrecer, pues al fin y al cabo eso de para gustos los colores es bien cierto. Repito: lo que sí os puedo asegurar, a todas luces, es que esta es la época ideal para viajar a Christmasland. ¡Aprovechadla!







viernes, 25 de diciembre de 2020

Una visita de San Nicolás

 





¡Feliz navidad a tod@s! Con motivo de estas fechas he decidido traeros una entrada especial dedicada a los más pequeños de la casa. Aquí tenéis Una visita de San Nicolás, del poeta norteamericano Clement Clarke Moore. Este texto dio origen a la mundialmente reconocida tradición occidental de Papá Noel. Se trata de un poema mágico para el disfrute de toda la familia. Os dejo con nuestra lectura y, por supuesto, os mando desde aquí los mejores deseos del mundo.








viernes, 18 de diciembre de 2020

Érase una vez un vampiro: revelaciones (parte 2)

 



Imagen sujeta a derechos de autor



¡Viernes de relato! Es un grato placer presentar cada semana tan especiales colaboraciones. Regresa nuestra Dahlia de Vargsson con una de esas historias vampíricas que tanto nos apasionan. Recordad que podéis disfrutar de la primera parte de la historia en este enlace ¡Echadle un ojo pero ya! 





Y allí estaba, sentada en la mesa de un gran comedor decorado con un estilo muy de los años 20. La sirvienta le había traído café, tostadas con mermelada, croissants, tortitas con sirope de arce y huevos, pero ella era incapaz de comer nada, tenía el estomago cerrado y unas pocas náuseas. Seguía con una taza de café negro en la mano de la cual casi ni había bebido. 

    —Deberías comer algo —dijo Erik—, sobre todo después de la cantidad de alcohol que bebiste anoche… alcohol y…. 

    —¿Qué más? ¿me has drogado? ¿por eso estoy así de débil? —preguntó asustada Sira. 

    —No amor, no te he drogado—le contestó Erik—, o al menos de la manera en la que tú estás pensando. 

    —¿Qué quieres decir con eso? 

    Un silencio absoluto dominó la habitación de repente.     

    —Por favor Erik, si es que te llamas así realmente, dime qué me pasó anoche… ¿Y dónde está mi móvil? tengo que llamar a mis amigas, estarán preocupadas, no saben nada de mí desde que me dejaron en el bar contigo. 

    No te preocupes por eso, ya saben que estás indispuesta y que te tomarás el fin de semana de relax. 

    —¿Ya saben?, ¿pero qué has hecho? ¿llamar a mis amigas? 

    Bueno les he dicho que estabas con resaca y que necesitabas tomarte las cosas con algo más de calma y recuperarte para el lunes. ¿Acaso no es así? 


    —¡SÍ, PERO ES POR TU CULPA…...NO SÉ QUÉ ME HAS HECHO!!! 


    —Por favor, relájate y deja de gritarme, no reacciono bien a los gritos —dijo Erik con una voz calma, pero a la vez muy contundente—. Acábate el café, come algo y luego hablaremos. Y para que lo sepas, sí, mi nombre es Erik …Erik Ulfsson. Quizás hayas oído algunas historias sobre mí y mi familia 

    En ese momento no sabía qué hacer:  quedarse y averiguar su historia o salir corriendo. Aunque si realmente él era quien decía ser no podría dar ni un paso a menos que la dejase marchar. Había escuchado muchas historias sobre él y su familia y la mayoría eran muy difíciles de creer, hasta fantásticas pensó ella. Toda la ciudad les temía porque las malas lenguas decían que eran vampiros que se habían afincado en la Ciudad Condal desde hacía más de 300 años. 

    —Pero, ¿cómo van a ser vampiros si tanto él como sus hermanos han sido vistos a la luz del día, y ahora mismo él está en la ventana mirando el sol y no se quema ni se ha convertido en cenizas? —pensó ella. 

    Entonces, a pesar de que cada fibra de su cuerpo le decía que saliera corriendo y que intentara olvidar todo lo que había ocurrido desde que saliera del bar —o al menos lo poco que recordaba de ello— decidió quedarse y así poner algo de luz donde en ese momento solo había oscuridad. 

    Finalmente acabó su café, mordisqueó un croissant y decidida se levantó de la mesa… 

    —¿Ya he acabado, ahora podemos hablar? 

    Erik se volvió hacia ella sonriendo y con sus ojos color avellana la miró de arriba abajo 

    —Claro… Acompáñame a mi despacho 

    Sira temblando le siguió hasta llegar a unas puertas de estilo francés y color oscuro. Él abrió estas puertas y la invitó a pasar con un gesto… 

    La habitación era bastante grande con una mesa de despacho enorme de color nogal que parecía desgastada por el paso de los años, presidida por un sillón de cuero negro. También pudo ver un chéster de color oscuro. Toda la habitación emitía un aroma a historia. 

    —Siéntate —le dijo Erik señalando el chéster.

    Sira se sentó en el borde con las manos entre sus rodillas. Él cogió una de las sillas que había delante de la mesa del despacho y se sentó casi delante de ella. 

    —¿Bueno tú dirás, qué es lo que quieres saber? —dijo Erik. 

    —¿Me dirás la verdad? —preguntó Sira. 

    —La gran pregunta es: ¿estás preparada para la verdad? 

    —Sí —dijo ella con voz tenue 

    —De acuerdo, empecemos entonces…. 

    —¿Es cierto lo que dicen sobre vosotros? —preguntó ella con voz temblorosa. 

    —JAJAJAJAJAJA!!! ¿en serio esta es la primera pregunta que tienes para mí? —se rió Erik.

    —¿Por qué te ríes de mí? —preguntó ella mientras sintió que la risa de Erik le resonaba en la cabeza como si de una gran campana se tratara.

    —Porque pensaba que querías saber qué te pasó anoche. 

    —Bueno sí, pero …. 

    —¿Pero qué? 

    —Nada, déjalo no tiene importancia.

    Había algo que le hacía sentir el cuerpo como entumecido. 

    —Créeme que en cuanto te lo explique todo, muchas de tus preguntas serán contestadas. 

    —Vale —dijo ella más asustada todavía.

  —Empezaré desde el momento en que les dijiste a tus amigas que te quedabas para tomar una copa más conmigo. Nos tomamos esa copa y algunas más. Sobre las 4 de la madrugada me dijiste que ya era hora de irte a casa, que necesitabas descansar después de una semana muuuy larga. Después de unos 10 minutos recibiste una llamada del conductor del taxi y saliste del local, yo te quise acompañar, pero me dijiste que no hacía falta que era un conductor habitual y que estarías bien…. Yo acabé mi copa y salí para dar un paseo hasta mi casa…. 

    Mientras él le estaba contando lo que había pasado, ella se seguía sintiendo extraña, como si no estuviera dentro de su cuerpo, y observara la escena desde fuera 

  —Después de caminar unas 3 manzanas te encontré desorientada, sangrando y te desmayaste en mis brazos. 

    —¿Sangrando, que había ocurrido? 

  —Realmente no lo sé, parecía que hubieras sufrido una agresión. 

  —¿Una agresión?, no recuerdo nada, y entonces ¿me llevaste a un hospital? 

   —No, no te lleve a un hospital, no creí que fuera oportuno dado quien es tu familia y lo rápido que estaría la prensa intentando averiguar lo que pasó o más bien inventando lo que pasó. 

    —¿Entonces? 

    —Entonces te di de beber mi sangre…. 

    —¿ME DISTE A BEBER EL QUÉEE???? 

    En ese momento Erik se levanto de la silla y se le acercó tanto que ella se tuvo que echar para atrás. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que los ojos de Erik habían perdido su color avellana: ahora eran rojizos, parecían estar inyectados en sangre y le asomaban unos afilados colmillos… 

    —Ya te dije una vez que no reacciono bien a los gritos… 

    —Eres… eres… un…. vampiro, por favor no me mates…. 

    —¿Matarte? Si hubiera querido matarte ya lo habría hecho esta madrugada y no habría esperado a que estuvieras en mi casa. ¿Por qué crees que quiero matarte? —preguntó Erik. 

    —Porque eres un vampiro —dijo ella susurrando. 

    —¿Y quién te ha dicho que los vampiros matamos así porque sí? 

    —Lo siento, pero… 

    Era incapaz de asimilar la información con claridad, no sabía si él le decía la verdad o se estaba riendo de ella, pero había visto los colmillos y el cambio en sus ojos, ¿podía ser que realmente la hubiera drogado y que por eso se sintiera tan eufórica y a la vez tan débil? 

    —¿Pero qué? —preguntó Erik 

   —No sé cómo procesar esta información, ¿qué quieres de mí?, ¿por qué salvarme y traerme a tu casa? 

    —Porque habría sido inhumano dejarte en medio de la noche tal y como estabas, sería como abandonarte a los lobos. 

    —¿Lobos?, ¿también existen los hombres lobo? 

   —Jajajajaja, ¿no puedes manejar el que yo sea un vampiro, pero quieres saber si existen los hombres lobo? 

    —Quizás tengas razón. 

    —Pues sí la tengo —dijo Erik sonriendo. 

    —Entonces, ¿puedo irme a mi casa? —preguntó Sira.

    —Sí podrás irte, pero no ahora. Aún no estás del todo recuperada, además todavía tienes mi sangre en tu organismo. 

    —¿Y por qué me diste tu sangre? 

    —Porque estabas a punto de morir, y nuestra sangre tiene poderes curativos en los humanos, entre otras cosas. 

    —¿Otras cosas? 

    —Sí, pero no es algo que deba preocuparte. 

    —¿Y qué pasa si aún tengo tu sangre en mi organismo? 

  —Por lo que veo no sabes absolutamente nada de todo esto… ¡Qué raro! 

    —¿Raro? 

    —Sí, cuando te dije quién era supuse que estarías al tanto de las habladurías de la ciudad, todo el mundo habla de mis hermanos y de mí... 

    —¿Y todos lo saben? no entiendo. He vivido muchos años alejada de Barcelona y de todo lo que ocurre aquí, y así habría seguido si mi padre no hubiera insistido en que volviera. 

    —No, realmente no, solo lo sospechan, aunque nunca nadie ha podido probar nada ni podrá. ¿Y por qué quería tu padre EL GRAN GABRIEL KNIGHT qué volvieras? —dijo él con sarcasmo. 

    —No lo sé, algo de no sé qué legado familiar, pero a mí no me interesan los negocios de mi padre y mi hermano Aiden, yo quiero seguir con mi trabajo y quizás pronto abrir mi propio negocio en Barcelona. 

   —¿Negocio, que tipo de negocio? 

   —He estudiado filología inglesa y literatura, y me encantaría abrir mi propia tienda de libros especiales. 

   —Libros especiales… Qué interesante. 

  —Sí, pero ahora quiero irme a mi casa por favor, necesito una ducha, cambiarme de ropa y descansar. 

    —No te preocupes aquí te puedes duchar, cambiar de ropa y todo lo que necesites. 

   —¿En serio pretendes que me quede aquí hasta que te canses de tenerme en tú fabulosa casa? 

    —Amor, jamás me cansaría de ti, tienes algo que te hace especial, aunque tú no lo veas 

   —No me gusta que me llames “amor”, yo no soy nada tuyo… 

    —Bueno, esta conversación le tendremos que dejar para otro día, mandaré a alguien que te traiga ropa limpia y algo para comer. Cualquier cosa que necesites se lo puedes pedir a Jordi, mi ghoul… ¡Ay perdón!, mi mayordomo. Tengo que salir, pero en unas horas volveré y si quieres seguiremos hablando. 

    —¿Cuándo podre irme? … ¡Por favor! 

  —Mañana por la mañana podrás irte si eso es lo que deseas, para entonces ya habrás eliminado mi sangre de tu organismo, así que te recomiendo que descanses, te relajes y pronto todo esto habrá pasado. 

    Al final hizo caso, se dio un baño con agua caliente y algunos de los productos que encontró en el estante: muy buena calidad, pensó ella sorprendida:  

    —Quién me iba a decir que a un vampiro le gustaría darse baños con productos de lujo —dijo ella sonriendo. 

    Con la ayuda del agua caliente y los aromas del aceite de lavanda empezó a sentirse mejor, más relajada. Cerró los ojos y simplemente disfrutó de ese momento de tranquilidad a pesar de lo extraño de la situación en la que se encontraba. 

    Después de un buen rato el agua estaba empezando a enfriarse así que decidió salir, se arropó con el albornoz que había encontrado —era tan suave que parecía una nube esponjosa— se tumbó en la cama y no tardó nada en dormirse... 


Estos capítulos son un avance de un proyecto mayor que actualmente está en fase de desarrollo. Espero sinceramente que os hayan gustado, al igual que espero despertar vuestro interés por la obra íntegra.



ENLACES DE INTERÉS

   




viernes, 11 de diciembre de 2020

Ghost Story: ruidos extraños al final de la escalera

 





¡Viernes literario! Caosfera no podía faltar a su cita de cada viernes y esta semana contamos con una colaboración deluxe: Francisco Negrete (El conde de Betancourt), a quien ya os presentamos en una larga e interesante entrevista que podéis leer aquí, nos regala un extenso artículo en el que disecciona al completo la idiosincrasia de la llamada Ghost Story tradicional. Al final de este artículo tenéis los enlaces de sus respectivos espacios donde podréis encontrar interesantes críticas literarias y estudios de las mejores obras de género.




Hablar para mí de este estilo literario en su estado más puro y bruto (en el buen sentido) supone echar una mirada rápida hacia un puñado de autores consagrados dentro del género: M. R. James, Wilkie Collins, Edward Frederich Benson, Henry James, William Wymark Jacobs, Charles Dickens, Bram Stoker, Joseph Sheridan Le Fanu, entre otros. 

  La lista de estas personalidades es bastante extensa, ciertamente, tomando en cuenta que la mayoría de ellas son de un muy obvio origen anglosajón e irlandés; una región que posee una amplia gama de tradiciones terroríficas desde los tiempos de Horace Walpole, Matthew Lewis y compañía. Siempre he dicho, y no me cansaré de repetirlo, que a la Ghost Story siempre habrá que leerla como unos bien portados caballeros. 

  Un libro que por regular me gusta citar para ocasiones como estas, aunque he tenido poco contacto con él, debido a las limitantes que supone comercializarlo en las tierras de Los hijos del Sol, es Classic Ghost Stories editado por la Dover Publications en el remoto año del 2012; un tomo que, según sus descripciones, intenta ser una antología rica en detalles e incidentes macabros. Compila todas esas figuras que, por varios años, aterrorizaron a los ciudadanos ingleses ya sea a través de autopublicaciones o apariciones en revistas. 

  Aquí podremos encontrar varias obras imprescindibles tales como Explicación de algunos disturbios extraños en la calle Aungier del propio Le Fanu, en el que dos jóvenes, ambos estudiantes de medicina, alquilan la vivienda de un tío con el único propósito de estar más próximos a sus aulas y diversiones, sin siquiera sospechar que estarán bajo el constante acecho de un juez; o de igual manera, en El fantasma perdido de Mary E. Wilkins, apreciaremos la historia sobre una presencia infantil y perturbadora que infunde miedo y malos presagios a todos aquellos con los que ha de toparse. 

  Me gustaría hacer un pequeño paréntesis para hablar con más atención de un autor que ya he mencionado anteriormente: Joseph Sheridan Le Fanu o El príncipe invisible, como también se le conocía. Una persona de evidente carácter melancólico y a quien a menudo se le atribuye ser el padre del género. Abogado de profesión, su pasión por las letras terminó por ponerle a la cabeza de la Dublin University Magazine en 1861. El mismo M. R. James solía referirse a Le Fanu de la siguiente manera: «absolutamente está en el primer lugar como un escritor de historias de fantasmas». Tal elogio no es para menos, ya que si prestamos atención a uno de sus trabajos más famosos llamado In a Glass Darkly, o Los archivos del doctor Hesselius, tal y como se le conoce en nuestro idioma, podremos comprobarlo con narraciones del calibre de Té Verde, Carmilla o El familiar (el favorito de M. R. James). Otras entregas igualmente importantes a destacar serían El fantasma y el colocahuesos, El espectro de Madame Crowl, El gato blanco de Drumgunniol y Schalken el pintor, mi favorito. Aunque claro, no sería hasta la aparición de la novela de El tío Silas, con la que Le Fanu se ganara por fin ese grado de honor que lo convertiría en el más famoso escritor de esta tradición. 

  Una novela corta que se sale un poco de esta estética, aunque no del todo, es una de las obras más famosas de Robert Louis Stevenson llamada El ladrón de cadáveres, un clásico imperdible donde dos personajes de dudosa moralidad conocidos como Fettes y el doctor Wolfe Macfarlane no se tentarán el corazón al momento de profanar las tumbas para llevar a cabo sus prácticas de anatomía. Aunque si de inspirar temor se trata, supongo que el relato de Janet la torcida es un exponente bastante más ligado al canon, debido a que el protagonista se mirará acosado de una manera mucho más constante por apariciones espectrales. 

  A partir de este punto es que la cosa toma un rumbo un poco más orientado hacia los autores de culto al atreverme a nombrar a Wilkie Collins: un profundo admirador de Mrs. Radcliffe y amigo íntimo de Charles Dickens, otro escritor que ya nombraré más adelante. Classic Ghost Stories incluye entre sus páginas el cuento de La señorita Zant y el fantasma en el que, durante una caminata por el parque, un padre y su hija atisban a una inusual mujer vestida en sombras y cuyo aura no hace más que despedir un halo de misterio sobrenatural. 



ALGUNOS DE LOS PRINCIPALES AUTORES DE GÉNERO



Henry James
                             
Charles Dickens

Bram Stoker


Matthew Lewis

 

Mary Shelley

 

 




  Y es que es precisamente Charles Dickens, si me lo preguntan, alguien a quien quizás pueda parecer extraño que lo incluya dentro de este grupo. El tomo de El guardavías y otros cuentos de fantasmas publicado por Valdemar nos ha dicho que, últimamente, se le ha reconocido a esta leyenda la importancia de incluir bastantes elementos macabros en su obra. Resulta muy curioso que narraciones que a nuestros ojos hoy podrían parecernos tontas como Un cuento de Navidad, sean el ejemplo más rápido al que pueda recurrir (misma obra que han prostituido de manera abismal junto a El príncipe y el mendigo de Mark Twain); sin embargo, si queremos tomar un ejemplo que realmente nos inspire miedo, supongo que el mismo cuento de El guardavías sería el más apropiado dado que los aspectos del otro mundo torturan al protagonista de una manera hartamente psicológica. Es un hecho que muchas de estas entregas fueron publicadas durante las vísperas de Nochebuena, por lo que ya saben qué hacer en esos tiempos dedicados al amor, la paz y el nacimiento de Nuestro Señor. 

  A partir de aquí me pongo serio, puesto que hablar de Edward Frederich Benson no es cosa de risa. Si bien no poseo el material que quisiera referente a este escritor, eso no significa que no sea capaz de hablar de él. Benson abordó el concepto de lo fantasmagórico a partir de elementos propios de la creciente modernidad del siglo pasado con los relatos de La confesión de Charles Linkworth, La reconciliación y Monos. 

  Posiblemente, dadas mis limitantes, estaría dejando fuera ciertas curiosidades que no vendría mal mencionar. El alquiler espectral, de Henry James, trata sobre un joven sin escrúpulos que descubre una casa embrujada ubicada en los límites de la ciudad; La habitación que silbaba, de William Hope Hodgson, nos pone en la piel de Carnacki, su cazador de fantasmas, en una misión en donde tendrá que encarar al espectro del castillo de Iastrae que no deja en paz a sus habitantes; Las tres hermanas de William Wymark Jacobs (el creador de la célebre Pata de mono) expone una premisa de venganza y avaricia entre un trío de señoritas en donde el humor más cruel y los fantasmas danzarán sin parar; Había un hombre que vivía junto a un cementerio, de M. R. James, se desarrolla durante el periodo Isabelino y nos cuenta la forma tan tortuosa en la que un espectro (delgado, enano y peludo tal y como él solía describirlos) atormenta a un desgraciado ladrón de tumbas; y por último, La casa del juez de Bram Stoker, donde un estudiante que necesitado de paz y tranquilidad, alquila en su ignorancia una casa habitada por el espíritu demoníaco de un señor justicia. 






  Para concluir, cabe mencionar que sería imposible nombrar, en tan poco espacio, a una escuela en donde hubo una cantidad abrumadora de escritores. Es tanta la variedad, de hecho, que varios se convirtieron en meros clichés hasta el punto de ser referidos como parodias por Frank Belknap Long en Los devoradores del espacio. No abrigo la menor duda de que esto pueda ser cierto, dado que varios de estos representantes aún hoy son un tanto olvidados; empero, poco a poco han comenzado a surgir de entre los rincones más oscuros del mundo al igual que los aparecidos que por tanto tiempo fuesen sus modelos estéticos. 




Referencias: 


Briggs, Julia (1986). "James, M(ontague) R(hodes)". In Sullivan, Jack, ed. The Penguin Encyclopedia of Horror and the Supernatural. New York: Viking. pp. 233–35. ISBN 0-670-80902-0 


Classic Ghost Stories. Dover Publications. United States. 2012. ISBN: 0486404307. ASIN: B00A62HA3M. 


Los archivos del doctor Hesselius. Valdemar. Madrid, España. 2002. ISBN-10: 847702412X. 


La habitación del «Dragón Volador» y otros cuentos de terror y misterio. Valdemar. Madrid, España. 2015. ISBN: 978-84-7702-798-0. 


El tío Silas. Siruela. Madrid, España. 1988. ISBN-10: 84-85876-94-6. 


El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde y otros relatos de terror. Valdemar. Madrid, España. 2003. ISBN-10: 84-7702-426-X. 


El guardavías y otros cuentos de fantasmas. Valdemar. Madrid, España. 2012. ISBN: 978-84-7702-727-0. 


Cuentos de Navidad. Penguin Clásicos. 2016. ISBN-10: 8491052046. ISBN-13: 978-8491052043. 


El santuario y otras historias de fantasmas. Valdemar. Madrid, España. 1999. ISBN-10: 84-7702-270-4. 


Corazones perdidos. Cuentos completos de fantasmas. Valdemar. Madrid, España. 2014. ISBN: 978-84-7702-765-2. 


Carnacki, el cazador de fantasmas. Valdemar. Madrid, España. 2011. ISBN: 978-84-7702-694-5. 


Henry James: 13 cuentos de fantasmas. Valdemar. Madrid, España. 2000. ISBN: 978-84-7702-674-7. 


Bram Stoker: Cuentos completos. Páginas de Espuma. Madrid. España. 2018. ISBN: 978-84-8393-242-1. 


La pata de mono y otros cuentos macabros. Valdemar. Madrid, España. 2000. ISBN-10: 84-7702-313-1. 


Cthulhu. Una celebración de los mitos. Valdemar. Madrid, España. 2015. ISBN: 97884-7702-787-4.




ENLACES DE INTERÉS







viernes, 4 de diciembre de 2020

Entrevista a Gabriela A. Arciniegas

 




¡Viernes de entrevista! vamos a terminar el día de la mejor manera, ¿y qué mejor manera que la de conocer el talento de una excelente escritora? Hoy os presento a Gabriela A. Arciniegas, graduada en literatura, especializada en docencia universitaria y Magistra en literatura latinoamericana. Pasad y conocedla en profundidad y, ya sabéis, si estáis interesad@s en su obra podéis encontrarla en los enlaces que aparecen al final de esta entrevista. Un placer estar contigo, Gabriela.




1. ¿Quién es Gabriela Arciniegas? 

Soy nacida en Colombia aunque ahora vivo en Chile. Crecí con mi familia materna, entre personas nacidas a comienzos del siglo XX: mis abuelos en 1900 y 1903, y mi mamá y mi tía que son del 36 y el 39. Y yo nací en el 75 en la más ancha de las brechas generacionales. Entonces supongo que soy a veces un poco anacrónica y que adaptarme a la humanidad de hoy me ha hecho sentirme alienígena por momentos. Pero también ha hecho que me guste un rango muy amplio de géneros musicales, de literaturas, de épocas históricas, ser una amante de las antigüedades pero también de la tecnología. Soy también extraña en el sentido que desde los 3 años decidí ser escritora sin saber escribir aún. Fui hija única, lo que me forzó a ser muy imaginativa para no aburrirme, y fui Asperger, que me acarreó ser incomprendida en el colegio. Ahora, desde lo intelectual, como académica, escritora y alguna vez docente, mi existencia se centra en tres preocupaciones: la identidad de mi país, la identidad de la mujer y los géneros de ficción como una forma de pensar nuestras culturas latinoamericanas. Esto último en mi país es una lucha, porque persiste la idea manida de que lo que no es crónica es evasión y falta de compromiso social, cuando muchas veces es lo contrario. 


2. ¿Qué fue lo que te hizo volcarte por completo en el increíble mundo de las letras? 

Además de crecer entre viejos, crecí entre intelectuales. Mi abuelo era historiador, mi madre era traductora y poetisa, mi tía materna escritora de cuentos para niños. Mi abuela no escribía pero tenía mucha sensibilidad para la escultura y coleccionaba poemas en un álbum. Tal vez por eso desde muy muy pequeña sentí la urgencia de narrar y de que me contaran historias. 


3. ¿Dirías que el mundo literario es un mundo sacrificado? 

Mucho. A pesar de que la literatura y la filosofía son los pilares de la cultura, porque la analizan, la critican, la construyen y la hacen avanzar, son, hoy en día, como artes y como ciencias, las menos apreciadas, las menos remuneradas y las menos consumidas. Incluso en la industria más rica de las artes, que es compartida por el cine y la televisión, los guionistas, que son escritores, son quienes sostienen toda la infraestructura, pues nada de lo que vemos en plataformas hoy existiría sin su trabajo, y aunque un guión es mucho mejor pagado que un libro, en comparación con lo que gana el resto de esa pirámide, siguen siendo los parias. Y para completar, el ser mujer en ese mundo es todavía un acto de valentía, pues el mundo editorial es gobernado por hombres. Si la mujer además escribe terror o ciencia ficción, es un reto más, pues tenemos que competir con la narconovela, los testimonios de políticos, la autobiografía, la autoficción, la literatura gay que se ha vuelto una moda,... es decir, los editores olvidan que, como intermedios entre el escritor y el público, tienen una función educativa, y no pueden quedarse en sus fines mercantilistas. En resumen, se estudia mucho y se aguanta mucha agua sucia para alcanzar una maestría pero se gana muy poco.


4. ¿Tienes algún autor o autores que hayan influido particularmente en tu producción? 

Voy a hacer una defensa de una gran escritora: Agatha Christie, a quien la crítica machista ha menospreciado con algunos argumentos bastante pobres. Sin embargo, su trabajo investigativo, la hábil creación de personajes, el manejo de la tensión, da como resultado una obra maravillosa. Muy a la altura de Conan Doyle, a quien, en cambio, nadie se atreve a criticar. Debo mencionar también a Borges a quien amo y que me enseñó cantidades. A Silvina Ocampo cuyos cuentos conocí hace poco. Pero a quienes más agradezco hoy en día es a los autores y las autoras de habla portuguesa. Cuando conocí a Adriana Calcanhotto, al Caetano Veloso de los inicios, a Arnaldo Antúnez, Lenine, Raul Seixas y Gorge BenJor en esa profunda relación con las religiones africanas, la conjunción música-literatura; a Carlos Drummond de Andrade y sobre todo a Clarice Lispector, ésta última, desde la literatura y la filosofía. A esta autora en particular le debo muchísimo. Tengo que decir que gracias a estos monstruos, mi forma de aproximarme al lenguaje ha cambiado radicalmente. Los países de habla hispana tendemos a ser constreñidos, a ponerle demasiada atención a la norma, cuando la literatura es tomar las reglas y doblarlas, a veces hasta quebrarlas. La literatura es subversión, no corrección. También me ha formado el estudio del haiku japonés, esa característica mística y minimalista, de la máxima economía del lenguaje y el máximo asombro frente a las cosas. Por supuesto está el mito. El relato sagrado de las culturas ya extintas. Él es quien me mantiene en constante relación con nuestros orígenes múltiples, con las fuerzas geométricas que nos mueven, nos moldean y nos pulsan. Y las culturas originarias americanas, que mantienen ese mito vivo.


5. En el año 2013 recibiste por parte de la revista Cromos, el premio a mujer pionera del terror en Colombia, ¿dirías que la presencia de la mujer en el campo de la literatura de género ha mejorado mucho en los últimos tiempos? 

En cuanto a Colombia sí creo que ha ido en un crescendo interesante. Por ejemplo este año me invitaron a participar en una antología de cuentos y relatos colombianos. La compiladora, Luz Mary Giraldo, gran escritora también, es el tercer tomo que saca. Y se nota la diferencia entre los dos primeros tomos y este. Los anteriores son o de realismo mágico, o de crónica, o de autobiografía, mientras que aquí hay varios de terror, de ciencia ficción, de misterio. Se le ha dado mucha más cabida al terror y a la ciencia ficción así como a las mujeres. El hecho de que en mi país nos consideren para antologías que sirven al canon nacional, es todo un logro. Entonces son dos elementos: La literatura de género terror y ciencia ficción y la literatura de género femenino. Son dos luchas paralelas. Desde que salió ese artículo de Cromos hasta hoy sí ha habido un cambio tremendo en Colombia. Y no solamente allí. Hoy en día me encanta conectarme con iniciativas de diferentes países de habla hispana y ver la cantidad de proyectos editoriales y literarios que hay. Me encanta poder conocer a más mujeres que amen el gore, el punk y sus derivados, conocer géneros como el gorno, etc., escuchar sus luchas particulares y asentir conmovida sabiendo que no estoy sola. Creo que se está creando además un público que, de consumir literatura anglosajona, está empezando a establecer el hábito de consumir terror latinoamericano y español. Y está resignándose a la realidad de que nosotras las mujeres también escribimos terror, gore, splatter, slasher, etc.


6. ¿Y el panorama del terror en general, cómo lo ves? 

En general me parece increíble lo mucho que se ha avanzado desde las series B y las autoediciones hasta obras como Stranger Things, donde se encuentran excelentes recursos de producción y guiones tan profesionales. En cuanto a lo editorial, el surgimiento de editoriales independientes con ese despliegue de propuestas en cuanto a diseño y formas de edición no convencionales es verdaderamente una dicha. La fanaticada creciente de Lovecraft, entre muchos otros autores clásicos, los proyectos de reedición y de, por ejemplo, versiones de dichos autores en cómic en físico y digital. Estamos viviendo un boom del género terror y las academias se están dando cuenta de ello. Los autores y autoras del género estamos empezando a ser estudiad@s por las universidades del mundo y nuestras obras se están traduciendo a este nivel, entonces quizá nos espera una nueva era a quienes amamos el género.


7. Amén del género de terror te has embarcado en otras especialidades como la poesía, ¿en qué estilo te sientes más cómoda? 

Mi género preferido siempre será la narrativa aunque haya empezado publicando poesía. De hecho a mí me conocieron en dicho ámbito antes que como narradora. Me parece que cada género tiene sus retos, lo único triste es que la poesía, que es el corazón de la literatura, sea tan poco leída respecto de los demás géneros.


8. Has recibido ciertos reconocimientos en el campo de la poesía, ¿dirías que hay que tener una sensibilidad especial para cultivar esta especialidad? 

Como en todas las artes, siempre defiendo el trabajo, la perseverancia y la lectura, por encima de eso que llaman “talento” o “la musa”. Como dice ese grabado alquímico de Alberto Magno: Ora, lee, lee, lee, relee, labora y todo vendrá a ti. Pienso que todos los seres humanos somos sensibles (a menos que tengan un trastorno de personalidad); que todos amamos, a todos nos han roto el corazón, todos hemos sufrido pérdidas y todos nos conmovemos y nos emocionamos por alguna cosa. Lo que diferencia a un escritor de un no-escritor es el manejo del lenguaje. Y el lenguaje es una herramienta, igual que un martillo para un carpintero, o una sierra eléctrica para un descuartizador. En el ensayo y el error y en la lectura incansable de “manuales” (eso son los libros), está el alcanzar la maestría con dicha herramienta. Lo que a mí me sorprende es que todos los seres humanos hablan y escriben a diario en su lengua nativa, 24/7 desde que la aprenden. Y sin embargo, pocos parecen conocer las normas de su gramática, pocos quieren aprenderlas. La mayoría de hablantes maltrata su lengua a diario. Es, para mí, como caminar cojo durante los 80 años de su vida. No tiene ninguna lógica. 


9. Una pregunta un tanto polémica, ¿no crees que con esto de las redes está proliferando la aparición de nuevos escritores y escritoras? 

La verdad, lo que siento es que las redes propician el nacimiento de egos y de ambiciones. Pero las redes no son lo mismo que foguearse en un taller y muchas veces, al contrario de ayudar a estos personajes a conocer profundamente la lengua, a entender los posibles trasfondos espirituales de ésta, son en cambio tan absorbentes que los apartan de aquello que verdaderamente podría servirles, que es la lectura de libros. Leer posts nunca será igual que leer un buen libro. Pero estas personas que pululan hoy, influencers, youtubers, booktubers que deciden escribir libros, están cayendo en un manejo del lenguaje cada vez más directo y menos estético, cada vez más anecdótico y menos analítico, en fin, menos literario. Y los editores, ignorantes de lo que es la calidad literaria, ávidos de dinero y prestigio, publican estos proyectos que no pasarán a la historia. Es difícil para quien se pasa su vida enamorándose de las palabras y estudiando y escribiendo y reescribiendo una novela, un poema, porque la competencia obnubila al público. Quienes nos dedicamos a la antigua forma del arte narrativo tenemos que respirar hondo y hacer apuestas muuuuy a largo plazo.


10. Háblanos de tu primera novela, Rojo Sombra, la cual te valió el título antes mencionado de mujer pionera del terror en Colombia... 

Esa novela se estaba cocinando desde que yo tenía 12 años. Intoxicada de películas y series sobre vampiros de los 80s, creé a un bebedor de sangre. Me gustaba contarme historias sobre él. Sin embargo cuando pasaron los años, antes de entrar a la universidad, decidí madurarlo un poco y volverlo más bestial, más descarnado (o muy “carnado”) y convertirlo en un antropófago. Desde mis 18 años hasta mis 38 le di muchas vueltas y en parte le daba largas porque pensaba que en Colombia no habría ningún editorial que publicara una historia así de gore. Mi asombro fue mucho cuando por casualidad le conté la historia al editor de Laguna Libros, me pidió leerla y le gustó. A partir de ahí pasaron dos cosas: la primera, toparme con comentarios como, pero... tú no escribes como las otras autoras nacionales, y por otro lado, ¿tú por qué escribes ficción? No estás comprometida con la realidad. Ahí comenzó la lucha por demostrar que una mujer podía escribir terror descarnado y que dicho género puede estar --y lo está-- comprometido con la realidad social y política de un país. Que es el paso natural que le sigue a la crónica periodística y al testimonio. Que el resto del mundo lo ve así y es en Colombia que todavía no lo hemos entendido. Bueno... ya lo vamos entendiendo, pienso yo. Ya muchos más autores y autoras están siendo publicad@s con narrativa de ficción, por un lado, y de terror, por otra. Aún no tenemos editoriales especializados en el género, que entiendan cómo se manejan el tema, las fuentes, la estética de las portadas. Nos falta pero hemos avanzado muchísimo. Por lo menos nos leen, nos siguen.


11. Explícanos ¿en cuál de tus obras te has sentido más involucrada? Háblanos también de tu producción. 

Sin duda en Rojo Sombra, el haber creado un protagonista masculino que habla en primera persona, que viene de las calles y no puede controlar sus instintos antropófagos pero que a lo largo de su arco dramático aprende a tomarle cierto gusto, no fue nada fácil. Yo quería, sin embargo, explorar mis propios límites éticos a la vez que los límites que la cultura me había impuesto, sabes, de “la mujer no habla de cosas cochinas”, “la mujer es intrínsecamente moral y virginal”, temas sobre la sexualidad, etc., los expandí viendo hasta dónde era capaz de llegar de una forma que sonara creíble,... y al final me sentía tan cómoda en los zapatos de este ser que comencé a tener sueños en que salía a cazar (porque así lo llaman mis personajes) con el grupo que había creado. Porque me obligué a oír la voz de Esteban en mi oído, de respirarlo día y noche, de pensar en todo momento, “¿qué haría Esteban en este momento en esta situación?”. Así que apenas publiqué esa novela, decidí alejarme de él para mi sanidad mental. Me han preguntado si haría una segunda parte pero aunque sí lo había pensado en algún momento, temo romper definitivamente los límites del pacto social. Porque como escribe otro de mis maestros, Gastón Bachelard, sobre Lautréamont: El hombre más sensible, el más suavizado por la vida, en determinadas horas, sueña con lo indomable. Respeta, admira, ama la fuerza que lo desafía. Para escribir sobre alguien que es una sombra junguiana, debe uno mismo explorar su propio lado oscuro, y eso es el verdadero terror. Saber lo oscuro que es ese lado en uno mismo.

  En cuanto a mi producción en general, yo siempre he sido de cuentos cortos y novelas largas. Tanto en extensión como en tiempo de producción. Mis novelas se fraguan por años, 15, 18 años porque implican mucha investigación; mis libros de cuentos a veces también se demoran. Un cuento solo por lo general sale en un par de horas, pero para juntarse y publicarse se tardan más tiempo. Soy una autora de producción lenta. Los únicos diferentes son Los cuentos del Café Flor, que se hizo en un año, y Legiones de Luz, novela corta que, aunque se publicó apenas este año, ya había sido escrita en un par de días hace unos cinco años. En el resto, Bestias y Las formas del aire, se mezclan cuentos que escribí a mis 16 con cuentos mucho más recientes. En cuanto a la poesía, tengo varios libros inéditos pero no he querido publicarlos porque no se venden y soy demasiado ecológica como para contaminar así el planeta. Así que los he ido sacando de a pocos en antologías.


12. Tú último lanzamiento ha sido: Las formas del aire, ficción cu4ntica, ¿qué podrá encontrar el lector entre sus páginas? 

Bueno, este año por la pandemia se juntaron dos lanzamientos: Las formas del aire, y Legiones de luz. Las formas del aire es un experimento limítrofe entre la poesía, la filosofía y la física cuántica, y aunque hay varios cuentos que son oscuros como mis libros anteriores, hay también otros textos que son más fragmentarios, más de reflexión, como este que se llama La libélula y el tiempo: La libélula pretende seguir una trayectoria pero el aire se la lleva. El aire es tiempo. El aire lo cura todo. El aire no sabe adónde va. Tú no pretendas saber adónde vas. Eres aire. El tiempo es errático. El tiempo es corrientes múltiples que se entrechocan y danzan. Tú eres aire.

  En cambio Legiones de luz es una novela corta que será puesta a disposición del público sólo para plataformas digitales y por entregas, con unas ilustraciones hermosísimas, animadas, y que trata, esperando no hacer spoiler, sobre tres personajes cuyas vidas terminan encontrándose en medio de una invasión de ángeles y demonios.


13. Por último, en Caosfera nos gustaría conocer todo sobre tus futuros proyectos. 

Estoy trabajando desde hace años en una novela sobre las mujeres en los tiempos de la guerra de Troya, rastreando la época histórica y visibilizando el aspecto femenino de las sociedades de esa era. Sobre todo me interesa el papel que jugaban las mujeres en la medicina y la magia de entonces. Hay otros proyectos que se están gestando este año, que ha sido un buen año en medio de todo, quizá porque la literatura está ejerciendo un papel salvador en medio de la ansiedad y el dolor que genera esta situación presente, y estamos a la expectativa de que revienten segundas ediciones por ahí.

  



ENLACES DE INTERÉS