viernes, 15 de febrero de 2019

Caos-Magick






Por Frank Escandell

Miembro de la Sociedad Teosófica de América (EE.UU.) 

Miembro de la Sociedad Europea para el Estudio del Esoterismo Occidental (Holanda)

 Miembro de la Sociedad de Investigación del Rito Escocés (EE.UU.)




La libertad es una maldición para el tosco y el ignorante.

Albert Pike Moral y Dogma de la Masonería del Rito Escocés Antiguo y Aceptado



La Ley Universal es para los siervos…el contexto, para los reyes.

Capitán Gabriel Lorca, Star Trek Discovery





Magia del Caos. Dos palabras que juntas son un escándalo, para prosélitos y para detractores; por separado, su mal uso es todavía peor.

  La palabra ‘magia’ proviene de μαγεία (mageía) o “teología mágica” y ésta de moghan, lengua avestaní antiquísima de raíz indoeuropea. A estos Μάγοι (magoi) los menciona Heródoto. Es lamentable tener que defraudar a los creyentes de un cuento infantil medieval relacionado con los denominados ‘Reyes Magos’, mencionados en el Evangelio de Mateo. En todos los casos, la definición de magia es la del arte de poder manipular la realidad, desde uno mismo, de forma sobrenatural.

  La magia del caos comenzó en una librería en la década de los 80s. Pese a que gran parte del concepto central de la magia del caos se remonta al siglo XIX, no se convirtió en algo real hasta que un chico que trabajaba en una librería en Inglaterra se cansó de asistir a rituales idiotas. En 1980, Peter Carroll se mudó a Sydney, Australia y fundó la orden Illuminates of Thanateros, una organización dedicada a las aplicaciones prácticas de grupo con la magia del caos. No obstante, el IOT se derrumbó puesto que empezó a parecerse a las hermandades jerárquicas de las que tanto habían luchado para distinguirse al principio. Independientemente de cómo terminó el grupo, se crearon muchos conceptos interesantes en esos primeros siete años.

Peter J. Carroll

  El mundo de la magia del caos es en parte ciencia ficción y en parte ciencia, salpicado con algo de coaching emocional. Podemos decir que es una vía alternativa a la dicotomía del ‘Camino de la Mano Derecha’ e Izquierda, aunque filosóficamente tiene una relación estrecha con algunas de las metas de esta última. 

  Cuando la gente piensa en magos, piensan en cucos, o en ilusionistas, o en Harry Potter. La Magia del Caos es increíblemente difícil de entender en una primera lectura, y lleva años dominarla. Es un verdadero escándalo para la forma en que la mayoría de las sociedades iniciáticas desarrollan su trabajo: es profundamente individualista, anárquica, egoísta, orgullosa, desvergonzada y políticamente incorrecta, y no es recomendable para voluntades pusilánimes. 


  Si os molesta esta breve descripción, es mejor dejar de leer. La magia consiste en un magisterio, la maestría de uno mismo. 



¿Qué es la magia del caos? 

  De acuerdo con el libro Caos Condensado de Phil Hine (una obra muy recomendada), la magia del caos es una forma primordial de práctica que ayuda a cambiar tus circunstancias poniendo las estructuras sociales en segundo plano, para "esforzarse por vivir de acuerdo con un sentido de responsabilidad personal en desarrollo". 

  La magia del caos se basa en el uso de energía enfocada para irrumpir en el proceso de lo universal, digamos que para causar un efecto deseado sobre la turbulencia natural del mundo físico. Para simplificar en exceso el concepto: la vida es irregular y caótica, si se pone una energía específica y enfocada en un objetivo claro, se podría influir en ese caos como se desee o por lo menos esa es la idea. 


Reglas y Rituales 

  La mayor diferencia entre la magia del caos y la magia más tradicional del camino de la mano izquierda/derecha es que, con el caos, no hay límites establecidos. Con otras formas de magia, son más estrictas las pautas. Gran parte de la magia tradicional se compone de una cantidad infinita de rituales, algunos extraños y hasta ridículos, dependiendo de los denominados linajes, en los que se puede entrar si se desea. Un mago del caos no los considera esenciales. 

  Para lograr la maximización de todos estos factores, el mago en la práctica puede necesitar varitas, túnicas, visualizaciones, sistemas simbólicos, sigilos, oraciones en lenguas muertas (oraciones bárbaras), rituales y otros medios para alterar los estados mentales normales, o solamente sentado tranquilamente en una silla. 


Un Espacio Tranquilo y una ‘Bitácora’ 

  Primero, se necesita un espacio para practicar el oficio. Gran parte de la magia del caos trata de enfocar la energía, por lo que el silencio es necesario. 

  Después de eso, la parte más importante de cualquier ritual es la documentación que viene después. Es importante tomar notas en cada sesión para recordar el progreso logrado. Ante todo, el mejor ejercicio psicológico es el de conocerse a uno mismo, sin dejar nada en la memoria. 


El Uso del Sexo como Energía 

  Los sigilos podrían ser la cosa más mágica del caos. Son símbolos que un individuo diseña como una manera de enfocar su energía en un objeto o concepto de su deseo. Cada sigilo es completamente único, por lo que cuando cumple su función, puede deshacerse de él y seguir adelante. 

  El concepto del sigilo es manifestar conscientemente el proceso de deseo y dejar que la energía caótica del mundo haga el trabajo por uno. Para hacer un sigilo, todo lo que se debe hacer es escribir qué se desea, distinguir las letras únicas (generalmente solo las consonantes) y luego crear una imagen a partir de esas letras. Algunas personas dicen que se debe ocultar el sigilo (o sigilos) durante al menos una semana para que se pueda olvidar lo que significan, y luego "cargar" los sigilos con energía.

  La respuesta entonces es sí. Hay personas que se masturban con la imagen de sus propios sigilos porque, supuestamente, la energía generada vía sexual es la más poderosa. Hay también quienes optan por bailar, gritar, hacer ejercicio, cantar una canción, siempre que haya una descarga emocional. En este punto recuérdese a Aleister Crowley. 


Una forma de Gnosis 

  La gnosis en sí es el estado de consciencia (con S, por favor) requerido para efectuar un cambio en el mundo. Esta es la naturaleza misma de la iniciación, que es necesariamente espiritual, sea cual sea la denominación religiosa o laica que se tenga. 


Liberación del condicionamiento social 

  En otro de los libros obligados, como Liber Null & Lo Psiconauta, el pionero Peter J. Carroll, lo llama "cambio de paradigma mágico". Carroll analiza el concepto de ruptura con el condicionamiento social de la religión, ya que en la misma todo lo que se hace es simplemente un patrón. Parte de esta ruptura con lo convencional, en el espacio privado de la práctica, consiste en usar la misma ritualística, sigilo o creencia más de una vez sólo si sirve para ese momento y objetivo en concreto. La magia del caos es exasperante. 


El Peligro de La Magia 

  Por supuesto que es peligrosa, al 100%. Aquí lo que se llama a controlar es la propia psique. Por ello, la disciplina es el principio de la libertad y eso es profundamente iniciático. Es mejor comenzar poco a poco, tomando nota de cómo y qué parece funcionar. Se debe ser constructivo, disciplinado y enfocado. 

  De esta manera, podría afirmarse que Jung fue el primer ‘mago del caos’, de ahí su proceso de Individuación, como se conoce en círculos académicos. 

Carl Gustav Jung



La ilusión Controlada 

  Esto es probablemente lo más importante que se debe recordar a medida que se avanza. El mundo en el que vivimos no es realmente el mundo, es una ilusión creada por miles de millones de personas que perciben que el mundo es como es. Como mago del caos, depende de uno cambiar la propia percepción del mundo. 

  Los acontecimientos de los que no se tiene control alguno (guerras, etc.) suceden porque hay una dinámica que es ajena al no iniciado y de allí que no se comprenda por qué suceden. 


La Magia del Caos y la Riqueza 

  Uno de los principios de la magia del caos es que "lo similar atrae a lo similar", es decir, las personas que son financieramente exitosas ponen esa energía en el mundo y atraen aún más riqueza para sí mismas. Por eso existen los grandes filántropos, porque saben materializar ese deseo. El sabio español del siglo XIII, Ramon Llull, lo sentenció así: “Para crear oro, debes tener oro”.

  He aquí el peligro de burdos manuales como El Secreto, de Rhonda Byrne. Este libro es prácticamente una mala copia de muchos de los conceptos expuestos y probados en clásicos como Piense y Hágase Rico, de Napoleón Hill. Sentarse a esperar en la habitación dibujando sigilos todo el día, lleva sólo a la decepción y el autoengaño. La riqueza se manifiesta actuando. 


Magia del Caos y el Sexo 

  La mayoría de las personas piensan que usar magia para tener pareja es como una poción de amor, volviendo locos a hombres o mujeres. La realidad es otra y es mucho menos exótica. 

  La confianza de sí mismo que resulta del autoconocimiento es el principal atractivo sexual, se tenga el físico que se tenga. Al no haber reglas, el practicante puede darse contra las paredes para ver si una top model o un Adonis se presenta a la puerta. 


La Magia del Caos y la Creatividad 

  La magia del caos, se ha dicho, consiste en usar la mente subconsciente para crear resultados observables en el mundo real. El desbloqueo del subconsciente –aquí vuelve a triunfar Jung como ninguno– convierte a una persona en alguien más creativa e inteligente, capaz de reconstruir su vida tangiblemente. 

  Peter Carroll lo resume mejor cuando dice: “Las partes previamente insospechadas de nuestro cerebro pueden ser incluso más creativas que las partes conscientes, y ningún mensaje de los dioses, sin importar cuán extraordinarios y abrumadores, debe tomarse como prueba de cualquier cosa más allá de nuestros poderes extraordinarios, incluso si están acompañados por milagros.” 

  Este ha sido un resumen –bastante somero– de lo que es la Magia del Caos y en qué consiste. En este tipo de prácticas, en las que se supone que la persona es adulta y con un buen estado mental, también se requiere de cierta sofisticación filosófica e incluso psicológica. Un mago del caos debe ser una persona instruida e informada, no un ermitaño ni un irresponsable. El motor se encuentra dentro de nuestro perímetro craneal y es un entrenamiento para lo que llamamos ‘mente’.



No hay comentarios:

Publicar un comentario